María Teresa Colominas Martí (Sta. Coloma de Gramenet, Barcelona - 21 de Mayo 1958) es una escritora española

 

Biografía

 

María Teresa Colominas, nace el 21 de mayo 1958 fue la primera de dos hermanos, de una familia trabajadora. Ya de pequeña le gustaba escribir, y empezó con pequeños relatos, los cuales leía a su hermano A los 30 años hace su primer viaje a Estados Unidos, en donde a través de un amigo conoce a un hombre el cual le haría mención de una historia vivida por él, la cual sería su novela de gran éxito "Donde los ángeles no duermen", después de una controversia con la familia de los personajes de su novela, por fín puede publicarla, primero en Estados Unidos, después en España, y por último "Donde los ángeles no duermen" llega a México y toda latino-américa, en donde es un auténtico Best-seller, con más de 200.000 ejemplares vendidos. Al poco tiempo de publicar su gran éxito, la autora nos sorprende de nuevo con otro Best-seller "Angeles en el Infierno", de nuevo nos lleva de nuevo al mundo de la política, Maria Teresa supera su anterior historia consiguiendo en apenas relato narrado y sí muchas conversaciones que se te encoja el corazón con lo que estás leyendo. Empiezas lo que crees una historia de maltratos y terminas con una complicada trama que surge en altos poderes políticos, una trama escondida cuyos planes se truncan al dejar vivo a uno de los niños de los que hacen uso. De algún modo, la autora es capaz de poner en el momento justo una palabra que te hace sentir más emoción por lo que estás leyendo. Esta es una de esas novelas que te lees fácilmente de un tirón. Es increíble -de nuevo- pensar que esté basada en hechos reales.

 

Obras

  • La caída- (1989) Fapa Ediciones
  • Rapsodia de un sueño- (1990) Fapa Ediciones
  • Donde los ángeles no duermen- (1992) Fapa Ediciones, Grupo Editorial Tomo, GalaBooks
  • Angeles en el Infierno- (1999) Fapa Ediciones, Galabooks
  • El sueño- (2006) Fapa Ediciones
  • No basta con olvidar- 2012 

 

DONDE LOS ANGELES NO DUERMEN. Si la frase de “una vida robada” se justifica  y cabe perfectamente en alguna historia, ese es el caso de Matt Denver, personaje central de la novela Donde los ángeles no duermen, lanzada al mercado en 1999 bajo la autoría de María Teresa Colominas. Así, un joven abogado con un promisorio futuro, miembro de una reconocida y rica familia de la ciudad de San Francisco, California, muy pronto mira –bueno, eso es un decir— cómo su vida da un brutal giro de 180 grados y se encauza hacia el mismísimo infierno en la tierra.

 

El joven abogado, de apenas 25 años de edad y asociado en un bufete jurídico con su cuñado Mike, sólo tiene un “defecto”: es ciego de nacimiento, problema que no le tocó padecer a su hermano gemelo Dan, que también cursó la misma carrera y logrará llegar a convertirse en el fiscal general de Estados Unidos (lo que en México sería el equivalente del procurador General de la República). El padre de ambos también es un exitoso abogado, de tal suerte que la pasión por los asuntos legales la llevan en la sangre.

 

El ser ciego de nacimiento tiene ciertas “ventajas” para Matt: al nunca haber visto el mundo tal como lo conocemos el resto de los mortales que no somos invidentes, el color de las cosas es secundario: más bien, las cosas se conocen por su textura al contacto de las manos. De manera, pues, que la vida se puede seguir adelante con el desarrollo de los otros sentidos, a falta del de la visión.

 

El infierno para Matt Denver, empero, rápido adquiere forma en la figura de su pequeña sobrina de seis años, Linda, que un mal día acusa a su tío de haber sido ultrajada. A raíz de una acusación que constituye un delito grave, el declive del abogado llegará a extremos nunca antes vistos por el autor de esta columna de culto en historia anterior alguna. Basada esta novela en hechos reales, quiere decir que la ficción –como siempre sucede— fue superada ampliamente; sin embargo, el tratamiento dado por María Teresa Colominas es de un rigor que resulta conmovedor.

 

Imposibilitado de poder demostrar su inocencia, sobre todo por el entorno familiar donde el sentido de justicia es muy estricto, el joven abogado rápidamente es acusado y sentenciado a diez años de prisión en Black Island, una de las cárceles más duras de Estados Unidos. No está por demás señalar que el caso contra el supuesto violador Matt Denver es llevado nada menos que por su propio hermano, Dan, que de esa manera comienza una carrera política ascendente como fiscal.

 

La novela Donde los ángeles no duermen es muy dura, tanto en algunas de sus descripciones como en su lenguaje y, como toda buena obra que se respete, cuenta con varias vueltas de tuerca que la hacen entrañable. Desde la llegada del reo a la prisión donde pasará los siguientes diez años y hasta el final de la historia, las desventuras de Matt Denver son algo así como una especie de prueba en esta vida de parte de una entidad superior, pues parece que la mala suerte se ha cebado en él, cuando existen tantos personajes (en la vida real o en la ficción) que merecerían padecer al menos la mitad del castigo infligido a ese pobre hombre ciego.

 

He leído algunas historias con temática carcelaria (unas han sido llevadas a la pantalla grande), y casi todas coinciden en lo duro que resulta vivir en ese sórdido ambiente. Bueno, lo sorprendente de la novela de María Teresa Colominas es que el fresco que nos presenta es de una crueldad insuperable: si bien en todas estas tramas abundan los abusos de los celadores con los prisioneros, así como el sadismo con el que los más fuertes tratan a los más débiles, en este caso lo inusual es que se centra en la forma en que el ciego es degradado por la maldad de otros de sus compañeros.

 

Ciertamente, ya en otras historias se ha abordado el tema de la violación de que son objeto los reos que fueron encarcelados precisamente por haber abusado de sus víctimas, máxime si éstas fueron niñas; pero lo destacable de esta novela es que va hasta sus últimas consecuencias, de tal suerte que no sólo se describe ese tipo de degradación a que son sometidos los débiles (ante la complacencia de los celadores, que también tienen sus orgias particulares), sino que se llega más lejos: al de ver a Matt Denver convertirse en un desesperado drogadicto que acepta ser sodomizado por cualquiera a cambio de una dosis de heroína.

 

O sea que el tema de la violación aquí no es un simple cliché literario, pues al final de cuentas se va a fondo y se hace la diferenciación de que una cosa es ser homosexual y otra es que se obligue a un hombre a prostituirse, ya sea forzado o por la vana recompensa de una dosis para un drogadicto desesperado. Esa misma tesis aplicará más tarde, cuando Matt Denver cumple su condena y, ya libre, continúa con esa misma actividad en la ciudad de Nueva York.

 

Fuera de la cárcel las cosas cambian un poco para Matt Denver, aunque no precisamente para mejorar: al final, sigue siendo esclavo del vicio de la droga, lo que lo encadena a la actividad de prostituirse por medio de una agencia que se encarga de proporcionar placer a toda esa clase de libertinos que abundan en la cosmopolita ciudad estadounidense. De esa manera, sin ser homosexual, el personaje central de Donde los ángeles no duermen comienza una vida en la que la premisa es complacer a todo el que esté dispuesto a pagar por un buen rato de sexo.

 

En ese ambiente Matt Denver conoce a personajes admirables, lo que de pronto hace que se semeje más a una novela y no a la descripción de una historia realista. 

 

El lenguaje crudo de la novela me llamó la atención, pues la autora es mujer. En este punto me apresuro a aclarar que no es que una mujer no pueda echar mano del lenguaje rudo que se emplea en Donde los ángeles no duermen, pero los lectores estamos más acostumbrados a verlo en los autores varones. De cualquier manera, aquí queda bien comprobada una cosa: una buena historia la puede escribir por igual un hombre o una mujer, siempre y cuando no esté escaso el talento.

Bibiano Moreno

http://quadratincolima.com.mx/noticias/nota,32791/



Comentarios: 1
  • #1

    zhaira (domingo, 09 julio 2017 06:51)

    no recuerdo cmo se llama la hija de matth me lo podrian decír porfavor